El ensayo: un género sin residencia fija